Conciertos

Una noche en La mansión de los espejos | Carmen Boza en Valladolid |

¡¡Hola indígenas!!

Era jueves y teníamos muchas ganas de fiesta, pero aún más de disfrutar de Carmen Boza (@holamellamoboza) y su nuevo disco La mansión de los espejosEsta era la segunda vez de la andaluza en la capital pucelana, solo que esta vez no volvía sola, lo hacía con una banda a la altura de las características. 


A las nueve la sala ya se iba llenando y por fin cuando el reloj marcaba las diez, la protagonista de la noche se subía al escenario para hacernos un tour por ‘La mansión de los espejos’. Tras esta primera canción reducimos todo nuestro catálogo de letras a las de su nombre con ‘Culpa y Castigo’, ya eramos totalmente suyos y en la sala se podía respirar un ambiente mágico.

‘No me parezco’ y ‘El Mayordomo’ predecieron a ‘El Ejército’, la canción más antigua y con la que aquellos fans incondicionales que ya habían disfrutado de ella hace tres años se pusieron más melancólicos.




Las canciones son de alguna manera como una medicina para el alma y esta es una de esas canciones que te pueden ayudar en los malos momentos’ así presentaba ‘Desconocidos’, con la que casi se nos cae alguna lagrimilla, y entonces llegó el momento de empezar a pensar en el calor, la playa y los festivales en los que nos gustaría mucho verla y para los que no esta confirmada con ‘Restos de mi verano’.

Cuando pensábamos que el concierto no se podía hacer más íntimo la gaditana se quedó sola en el escenario con Toni Brunet (guitarra y coros) para tocar ‘Salpicadura‘ y ‘Disparate‘, dos canciones que no forman parte de ‘La mansión de los espejos’ pero que los más incondicionales corearon con los sentimientos a flor de piel.



Con la vuelta del bajista y del batería al escenario, la artista aprovechaba para dar las gracias a todos los que la apoyan y la ayudan a seguir creciendo día a día, y ya con todos sobre el escenario tocaron ‘Nana Noir‘ y ‘Amante religiosa‘.

Turno para empezar a bailar, cosa que nos confesó que le ponía un poquito, con ‘De lirios y de extasis‘ y ‘Fin‘. Con el miedo de que el concierto llegase a su fin justo cuando mejor lo estábamos pasando, cantamos con ella ‘Señales‘ y ‘Mi Do Menor’.



Nuestras peores pesadillas parecían hacerse realidad, y es que antes de ‘Fieras‘ la gaditana nos avisaba de que esa sería la última canción por mucho que nos quejásemos y que la presionásemos. Tras terminar los últimos acordes la banda se bajó del escenario sin haber tocado ‘Octubre‘.

Carmen Boza no podía irse de Valladolid sin hacer el típico «paripé» de los artistas de bajarse del escenario antes de acabar el concierto para volver con muchas más ganas. Así fue, no había pasado ni un minuto cuando volvían a aparecer sobre el escenario para no dejar que nos fuésemos sin haber disfrutado de ‘Octubre‘ en directo.

Una hora y media de buena música en un ambiente mágico, pasión, los sentimientos a flor de piel y un público bastante más poblado de lo que ella misma imaginaba. Tanto disfrutamos que no sabemos si seremos capaces de esperar hasta sus acústicos en León y Salamanca, pero hasta entonces…

¡¡¡Nos vemos en los conciertos!!!


Texto por Julia García
@JulsGarciaM

Fotos por Bea Cubero
@beacubi







Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: