Conciertos

Primera noche con Leiva en Valladolid

¡¡Hola indiEgenas!!

Es jueves 3 de mazo y el reloj marca las 22:15. Uno a uno, los integrantes de la Leiband van subiendo al escenario. Empiezan a sonar los primeros coros y los más avispados ya identifican la canción que abrirá la noche. Pitillos y sombrero de ala ancha. Ahí estaba Leiva, el mismo que teloneó a los Rolling Stones, el mismo que llenó el Palacio de los Deportes con 15.000 personas para presentar Monstruos; el mismo que creó Pereza y con ello, un gran séquito de fans. Hoy, ese mismo Leiva estaba junto a los 8 músicos que forman esta banda dispuestos a dar el primer concierto de la gira.

Leiva alza el puño ante el público y se pone la guitarra al hombro. El primer acorde de El Último Incendio desencadenó una hora y media de pura magia. Muy seguida, comenzó La Lluvia en los Zapatos también de su último disco Monstruos.

Poco tardó en sacar del baúl de los recuerdos canciones de Pereza, aunque quizás no estaban tan olvidadas, pues muchos las coreaban incluso más alto que las canciones de Diciembre, Pólvora o Monstruos. Sea como sea, Animales de Pereza no podía faltar.


Después de Guerra Mundial, Leiva aprovechó para decir las primeras palabras de la noche. Recordó el Valladolid de hace unos años con sus anteriores discos y, como viene siendo habitual, se acordó del mítico Café Teatro cuando todavía era un Pereza.

Las guitarras volvieron a tronar con Mi Mejor Versión, Palomas y Los Cantantes -las tres de Pólvora– para bajar un poco el ritmo y crear una intimidad especial con Sixteen y eMe.

Leiva presentó la siguiente canción como “un canto vital que compuso cuando más vivo se sentía, aunque todas las personas con las que ha hablado la han entendido como un tema triste, así que aunque -según él- eso haya sido un fracaso, a continuación venía Breaking Bad, una de las canciones más reproducidas de Monstruos.


Con Miedo vacilaron con los riffs de Superyonkis, dejando con las ganas a más de uno de gritar el himno de los superhéroes más molones. Ciencia Ficción y Superhermanas sirvieron de preámbulo para uno de los momentos más bonitos de la noche, que llegó con Amelie y su “Aviones a punto de salir, pasiones de gitanos, pequeña sonrisa de Amelie me tienes calado”, también de los antiguos Pereza.

Un pequeño parón para el cambio de instrumentos y volvieron a la carga. Vis a Vis estrenando guitarra comprada en Nueva York fue el último tema que interpretó de Diciembre (2012).

Monstruos y Electricidad fueron la guinda de un pastel lleno de luces, humo blanco y a estas alturas del concierto, lleno de calor. A partir de interpretar Electricidad, sabíamos que el final estaba cerca.

Como lo tienes tú acabó con un guiño al himno Hey Jude de Los Beatles y el final de Medicina tonteó con los acordes de Estrella Polar. Terriblemente cruel -posiblemente la más coreada, aplaudida y silbada- vino seguida de Mirada Perdida, que acabó con toda la Leiband en corrillo saltando al ritmo de la canción.



Llegaron los bises y eso solo significaba una cosa: quedaba muy, muy poco. Además, como lo mejor siempre se deja para el final, venían dos canciones que iban a hacer temblar la LAVA. Sincericidio y Lady Madrid -el himno para cerrar conciertos- pusieron fin a una noche en la que Leiva no solo demostraba que Monstruos es uno de sus mejores discos, sino que también podía probarlo dos días seguidos.

¡¡Nos vemos en los conciertos!!

Por Bea Cubero @beacubi

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: