Crónicas de conciertos

Holy Bouncer rebosan actitud en Bilbao

¡¡Hola indiEgenas!!

El viernes 30 de junio nos pasamos por la sala Shake! bilbaína con ganas de ver en directo a la prometedora banda catalana y contemplar que tal funciona en directo ese primer trabajo largo de Holy Bouncer. En cuanto llegamos a la sala ya nos dimos cuenta que no iba a haber una gran entrada. Unas 15-20 personas como máximo se acercaron para disfrutar de las canciones de “Hippie Girl Lover”, el único álbum de los barceloneses que conformó el setlist ofrecido en Bilbao.

El aroma a Woodstock que rezuma el disco se trasladó al directo, empezando por las vestimentas del frontman de la banda. Jordi Figueras, vestido completamente de blanco, junto a sus melenas inspiraba aires hippies. Casi como si de Jesucristo se tratara, desapareció en el comienzo del concierto para dejar que los otros cuatro miembros del conjunto abriesen fuego con una intro instrumental que dio paso a “I´m Back”. El tema fue una autentica descarga de adrenalina y con una actitud impecable gozaron de un sonido casi perfecto de principio a fin.

Continuaron por la senda de su blues garagero y psicodélico con “My Mother Is A Yonkie” y “My Concerns & I, Dancing Through The Wild”, en la que Jordi se dejó la voz a base de gritos y alargaron el tema a base de una progresión ascendente y penetrante. Miguel Robles, uno de los dos guitarristas, fue el que tomó la responsabilidad de dirigirse al público y dio las gracias a la gente que se había acercado. 

Retomaron el ritmo con la coral “Reading The Bible Without Eyes”; pese al comienzo dubitativo acabaron por todo lo alto y de forma épica. Miguel volvió a dirigirse al gentío para preguntar a ver si estaba todo correcto o si bajaban o subían algo, aprovechando el ambiente casi familiar por la baja afluencia.

Pero sin duda dejaron lo mejor para el final. Cogieron carrerilla en “Wrong Raw Tongue” con Jordi a la armónica y le dio al bongo en “Anticipation”, en la que el dúo que formaban en la parte superior del escenario Bernat Cuyás al bajo y Manuel Abel a la batería deleitó con una jam instrumental impresionante en la que el solo de batería de Manuel elevó al éxtasis la canción. 

Con “Hippie Girl Lover”, la canción que da nombre al disco cerraron en 50 minutos un bolo lleno de actitud, importante ante la baja asistencia y que supo a poco; aun así, el concierto de los catalanes fue de esos que se recuerdan durante mucho tiempo. Eso sí, la cosa no acabó ahí. Los clásicos “beste bat” (otra más en euskera) llevaron a una escena de estas que solo se pueden vivir en directo. 

Preguntaron a ver si alguno en la sala sabía tocar algún instrumento y nuestro nuevo colaborador como fotógrafo Eneko Ajangiz es un multiinstrumentista refinado. Pues bien, agarró la guitarra de Miguel y en casi 10 minutos improvisaron una jam instrumental con mucho ritmo y en la que parecía que Eneko formaba parte de la banda. Un momento único y especial que nos dejo claro la humildad con la que trabajan Holy Bouncer.

¡¡Nos vemos en los conciertos!!


Crónica por Unai Macias y fotos por Eneko Ajangiz

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: