Conciertos

A Zahara le encanta Valencia, ¡y a nosotros nos encanta ella!

¡¡Hola indiEgenas!!
La noche del pasado sábado fue una noche especial. Y es que siempre son así las noches cuando Zahara viene a Valencia.
En realidad el concierto no empezó el sábado, sino hace un año, cuando nos visitó con la gira “El deshielo”. Zahara estaba afoniquísima – dando el concierto con voz a lo Phoebe Buffay – y para compensarlo nos prometió que en un año volvería, y así lo hizo. Pero esta vez eligió un formato menos íntimo y más cañero, al igual que su nuevo disco.
La sala estaba abarrotada, y entre toda la gente de repente apareció ella, cruzando por en medio de todo el público para llegar al escenario. Y subió sola. A partir de ahí, la noche sólo podía ir a mejor.
Comenzó el concierto con ‘Int. Noche’ tocándola acompañada solamente por su guitarra, no sin antes explicarnos cuándo y cómo escribió este tema (para los curiosos, lo hizo inspirándose en los brazos de Thor y en los fuegos artificiales que veía cada vez que besaba a aquél que le dejó).

Los primeros temas – entre ellos ‘La gracia’ o ‘El universo’ – calentaron el ambiente entre el público, que, atentamente, escuchaba y sonreía viendo a esa pequeña rubia derramar alguna que otra lágrima sobre el escenario. También tocó ‘Photofinish’, dedicándoselo especialmente a todos y cada uno de nuestros enemigos.
Y entonces llegó el momento de bailar y saltar. Dejamos atrás a la Zahara “calmada” para ver a la Zahara que entraba en trance tocando temas como ‘Rey de Reyes’. De repente y sin esperarlo, nos prometió (como de costumbre) que nos iba a tocar una canción de Concha Velasco, pero esta vez de verdad… Segundos después comenzaron a sonar los primeros acordes de ‘Is there a ghost’, de Band of Horses, que fue la introducción perfecta para dar paso a ‘Funeral’.

Después de unas cuantas canciones y de unos cuantos “Moltes gràcies”, llegó el momento de ese final que nunca es final, y la banda se bajó del escenario. En ese mismo instante la gente comenzó a gritar como loca “¡Otra, otra!” y “¡Una cançoneta i mon anem!”. Zahara siempre nos dice lo mucho que le gusta le público valenciano, y nosotros queríamos seguir dejando el listón bien alto.
Antes de que subiera la banda y de que tocaran los últimos temas, Zeta agarró el micrófono y se lanzó con uno de sus monólogos, en el que nos explicó en qué se había inspirado para componer “Caída libre”, y de dónde habían salido frases como “Voy a sacarte a bailar Like a Virgin entre todos los feriantes” y “¡Yola mola mil!”. Ahí nos acabó de conquistar definitivamente.
Y llegamos al final, cuando tocaron el cantadísimo tema, “Tú me llevas”, y todos bailamos y saltamos con ella, literalmente. Zahara se bajó del escenario para bailar por toda la sala con los que allí estábamos. Fue el mejor final para una noche tan especial.

Salimos todos del concierto con una sonrisa de oreja a oreja. Nadie había quedado decepcionado, ni siquiera los que venían por primera vez a verla sin siquiera conocerla. Y eso sólo lo consigue ella.
¡¡Nos vemos en los conciertos!!
Por Cris Valls

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: